Miércoles 29.08.2012  | Actualizado 20.31 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 3 de 559 anterior siguiente Santiago te espera  |   RSS - Santiago te espera RSS

Cuando un puente cerraba la salida hacia Pontepedriña

La entrada del Ensanche se convertía en un auténtico embudo por el paso del ferrocarril

El antiguo puente del ferrocarril visto desde la zona de Pontepedriña.  - FOTO: José Guitián
El antiguo puente del ferrocarril visto desde la zona de Pontepedriña. - FOTO: José Guitián

CARLOS DEAÑO. SANTIAGO  | 26.08.2012 
A- A+

En estos tiempos en los que todo el mundo está pendiente de la llegada del AVE a Galicia y de la construcción de la nueva estación de Santiago, es muy conveniente echar un vistazo al pasado y recordar otros tiempos del ferrocarril.

No se trata de los viejos tiempos del vapor, sino de unas simples décadas atrás, pero que a la vista de las imágenes del fotógrafo compostelano José Guitián, parece ya olvidado.

No hace mucho tiempo que entre el Ensanche de Santiago y el barrio de Pontepedriña había una especie de Ley del embudo. El embudo que había para pasar de uno a otro, en forma de un angosto túnel por el que apenas conseguían pasar los vehículos.

Mirando con un poco de atención las imágenes se pueden apreciar la antigüedad de las marcas de los coches, algunos de los cuales podrían hoy formar parte casi de un salón del vehículo antiguo, en la sección de los utilitarios.

Era el famoso puente del ferrocarril, una barrera que marcaba el final del barrio por el que campaban los esstudiantes y esta zona de la periferia de la ciudad que conducía hacia la carretera de Ourense.

No hay más que fijarse en los bloques de viviendas en construcción que se aprecian en las fotografías, y que hoy ya acumulan unos cuantos años a sus espaldas. En la inferior, incluso, se puede ver el que sería uno de los primeros edificios de las urbanizaciones que hoy flanquean el paque Eugenio Granell.

Las imágenes, con más de treinta años de existencia, nos revelan que ya de aquella las obras eran una constante en la zona, en la que pocos períodos de calma se vivieron entre excavadora y excavadora.

En aquellos momentos se estaba procediendo a la ampliación del puente para facilitar el paso del tráfico rodado. Después vendría la ampliación de la plataforma del viaducto para el tren, la construcción del periférico, el paso entre Pontepedriña y Cornes, el cuarto giro, y por fin el túnel bajo O Hórreo, sin olvidar la apertura del vial Clara Campoamor.

Al mismo tiempo, la circulación, que entonces ya era intensa, se multiplicó hasta tal punto que convirtió esta zona en unoa de las más colapsadas de la ciudad, a lo que contribuyeron en buena medida las nuevas urbanizaciones.

local@elcorreogallego.es

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.santiagoteespera.com no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad