Martes 03.07.2012  | Actualizado 00.00      Hemeroteca web  |  RSS  RSS

El Correo Gallego Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Tierras de Santiago Anova multiconsulting
Noticia 103 de 519 anterior siguiente  |  RSS - Santiago te espera RSS

Real Aeroclub de Santiago, el deporte como actividad social

El movimiento ciudadano en la época franquista se vio totalmente limitado por unas leyes muy restrictivas en materia de libertad de asociación, y las asociaciones deportivas fueron de los pocos resquicios que quedaron para canalizar el dinamismo cívico y social de la población

18.04.2012 
Reducir texto Aumentar texto

Cuando corría el año 1951, un grupo de compostelanos tomaban el relevo del antiguo Aero Club de Compostela, extinguido por la Guerra Civil. Del asociacionismo imperante en aquella España, círculos recreativos y casinos se desmarcan desde su inicio, siendo determinante una específica vocación deportiva y la juventud de sus fundadores, la mayoría en la treintena, que llegó a propiciar un acuerdo con la universidad para integrar a estudiantes, de forma similar a la de los clubes deportivos de Inglaterra, sistemas organizativos sin los que hoy no existiría el deporte como lo entendemos.

Tiene mayor significado esta iniciativa por el contexto en el que se desarrolló. El movimiento ciudadano en la época franquista se vio totalmente limitado por unas leyes muy restrictivas en materia de libertad de asociación, y las asociaciones deportivas fueron de los pocos resquicios que quedaron para canalizar el dinamismo cívico y social de la población. También los fundadores del Real Aero Club de Santiago utilizaron esta vía para participar en el desarrollo de la Compostela de la época y así, ya en la segunda junta directiva que se celebró, se constituyó la comisión Pro Aeropuerto de Galicia, y sus integrantes, con insistencia, no pararon sus gestiones en Madrid hasta conseguir que Santiago tuviese su tan ansiado aeropuerto, el mismo, quien lo diría en ese momento, que en 2009 generó por su ampliación la mayor crisis de la entidad.

Las actas del Real Aero Club de Santiago van así reflejando la dinámica social de cada época, y tanto son muestra de las exigencias de Acción Católica que envía al Club "las normas de moralidad para novios", por supuesto de obligado cumplimiento, como de las dificultades económicas de instituciones como la Delegación Nacional de Deportes, que se ve obligada a pedir prestado al Aero Club la uniformidad del equipo de baloncesto para poder participar en una competición.

Pero si algo muestran estas actas durante más de medio siglo es su vocación deportiva. Uno de sus presidentes, el Coronel Rivero, consigue canjear en Madrid el esfuerzo desinteresado de los socios en promover el aeropuerto de Lavacolla por el uso de los terrenos contiguos a las obras. Madrid no olvidó en ese momento como compró el Aero Club los terrenos leira a leira, y como cedieron los mismos a la Junta de Aviación Civil integrada después en el Ejército del Aire. A partir de aquí empiezan los proyectos, aeronáutica, tenis, tiro, natación, golf..., deporte, deporte, deporte. Y la mayor dificultad, la económica, se fue salvando con medidas que sorprenden, por brillantez imaginativa, desde préstamos de socios, cuotas adelantadas, aportación de trabajo, fusión con otras entidades, etc. Todo valía para lograr el objetivo: ser un centro de promoción del deporte.

Algunos sociólogos consideran que la debilidad del asociacionismo en España ha constituido un lastre en sus aspiraciones de madurez democrática y ciudadanía participativa. El Aero Club, como otras asociaciones deportivas, ha sido una excepción en esta tendencia, utilizando el deporte como catalizador de la vida social y pública.

Pero, sin lugar a dudas, ha sido el objetivo deportivo de la Entidad el que ha dado la solidez y razón de ser necesarias para su supervivencia, su crecimiento y evolución, y ha marcado la gestión del Aero Club, en contraposición con otras sociedades que se quedaron por el camino, incapaces de seguir el ritmo que marcaba el desarrollo del deporte multiplicando su protagonismo en diferentes áreas sociales. Esto, sin embargo, sirvió de estímulo a esta Entidad; pronto dejó de ver la actividad deportiva como un "hábito saludable" practicado por un grupo minoritario de adultos, y lo incorporó como parte integral de la escolarización, tecnificando su enseñanza en colaboración con las federaciones; fomentó su desarrollo en otras actividades económicas, como la turística, e incluso ofreció su práctica a colectivos que hasta ahora ni se lo planteaban para que disfrutaran de los beneficios de un "deporte adaptado".

Ya nadie cuestiona que es una industria que moviliza activos, genera puestos de trabajo y favorece el desarrollo económico de zonas rurales. Los poderes estatales son conscientes del valor del deporte para influir en la sociedad, y en época de bonanza quisieron hacerlo suyo. Instalaciones públicas o tuteladas por vía de la subvención sirvió para popularizarlo, pero también para que los clubes deportivos perdieran el carácter de autogestión y dinamizadores de la sociedad de base que les caracterizó.

Las nuevas instalaciones que el Real Aero Club de Santiago ejecuta en Ames son una vez más muestra de la capacidad de adaptación de la Entidad. Vuelve a ser el resultado del esfuerzo y la aspiración de sus socios, lo que garantiza la autonomía de su gestión. El deporte sigue siendo el protagonista de la actividad. Instalaciones de tenis, páddel, golf, aeronáutica, piscinas..., una infraestructura moderna, totalmente enfocada a la demanda actual que requiere servicios e instalaciones que pueda disfrutar toda la familia con independencia de la edad o niveles de juego.

 

 

imagen de ordenador del patio de la obra que la entidad está construyendo

infografía de cómo será la entrada de las nuevas instalaciones del Aero Club en Ames

LOS PROTAGONISTAS

Daniel Fernández

Presidente de la Federación Gallega de Golf

¿Qué opinión le merece a la entidad que preside el proyecto del Real Aero Club de Santiago?

"Hoy la situación obliga a una reflexión, con una administración paralizada por los problemas económicos y con el complicado entorno en el que nos movemos, en los últimos años, son un conjunto de ciudadanos unidos por un proyecto común, como el Real Aero Club de Santiago, quienes asumen la responsabilidad y el esfuerzo de construir instalaciones, generar actividad deportiva y ofrecerla a la sociedad gallega. La Federación Gallega de Golf, y demás instituciones, tenemos las obligación de aplaudir esta iniciativa, ya que sin duda contribuirá al estado del bienestar".

"Apenas hace año y pico que se produjo el desalojo del campo de Lavacolla, y saber que en pocos meses contaremos con un nuevo campo de golf es una magnífica noticia. El Real Aero Club de Santiago ha sido siempre pionero en iniciativas deportivas y siempre hemos contado con su colaboración. Su calendario de torneos, escuelas, golf adaptado, etc., enriquecían la actividad golfística de Galicia. Aprovecho para felicitar a todo los implicados en el proyecto, y en especial a su presidente, Juan Cuevas".

 

José A. Pereiro

Presidente de la Federación Gallega de Tenis

¿Qué representa para la Federación Gallega de Tenis el Real Aero Club de Santiago dentro del panorama tenístico de nuestra comunidad?

"La Federación Gallega de Tenis ansía que el proyecto social y deportivo en el que está trabajando el Real Aero Club se haga realidad lo antes posible, ya que sus instalaciones, su ubicación y su dedicación fueron siempre sinónimo de calidad y de promoción del tenis en Galicia. No en vano la ciudad deportiva de Lavacolla fue sede de algunos de los torneos más importantes del calendario gallego de tenis, así como de los diferentes programas de tecnificación organizados por la esta Federación, para los que el Aero Club de Santiago cedió siempre sus magníficas instalaciones".

"Espero y confío en que la nueva Ciudad Deportiva que la entidad pondrá en marcha en Ames vuelva a ser un referente en toda Galicia, que sus pistas cubiertas de tierra batida acojan los mejores eventos del panorama regional y nacional. Por nuestra parte, no duden en que la Federación Gallega de Tenis -y su presidente personalmente- apoyará en todo lo que esté en su mano para que se convierta en una realidad".

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.santiagoteespera.com no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad